Nuestras armas hoy

Hace cuatro días fui a inscribirme a un diplomado en medicina general que se llevará a cabo en el Estado Mayor Presidencial, ya que todos los médicos instruyendo en aquellos cursos son médicos militares, quienes son expertos en situaciones de desastre o de emergencia.

Al conocer a algunos oficiales de nuestro ejército, me di cuenta de que tenemos elementos muy capaces, tanto física como mentalmente, aunque nuestro presupuesto para la defensa nacional no es para nada elevado, permitiéndonos tener fuerzas de capacidades puramente locales, algo que a mi parecer es un error garrafal que ha cometido México durante su historia.

Esto es debido a que ningún país cuya fuerza militar sea pequeña, puede aspirar a recibir verdadero respeto de las otras naciones del mundo, además de que muchas veces no son respetados por sus propios ciudadanos, como es el caso de nuestro país.

Si el gobierno mexicano hubiese invertido un porcentaje más alto de su PIB en la defensa nacional, la guerra contra el narcotráfico hubiera sido ganada desde hace muchos años, una victoria que hubiera venido prácticamente sin bajas de nuestros efectivos, quienes han sido abatidos por las fuerzas del mal.

El Gobierno Mexicano no ha invertido adecuadamente en las fuerzas armadas, debido a que nuestra nación es un país neutral, lo que significa que México siempre  estará fuera de conflictos bélicos.

Sin embargo, el gobierno de nuestra nación olvida que la voluntad de los países neutrales (a menos de ser una potencia como Suiza) no existe y cuando los tambores de guerra laten en corazones ajenos, la música suave jamás los extinguirá.

7d5

Las Fuerzas Armadas de México cuentan con las tres ramas principales, Infantería, Marina y Fuerza Aérea, como cualquier ejercito competente en el mundo; sin embargo, estas tres ramas son limitadas, sólo capaces de llevar a cabo misiones de carácter local y enfrentar a enemigos menores a ellos mismos.

Nuestra rama más fuerte es la infantería, ya que contamos con un aproximado de 267 mil efectivos listos para entrar en combate en cualquier momento, al menos eso es lo que informa el ejercito.

El armamento de nuestra infantería es moderno, pero moderado, permitiendo combatir solamente contra enemigos en tierra y en helicópteros, ya que no contamos con tecnología antiaérea adecuada y solo contamos con artillería capaz de derribar aeronaves tan solo de los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, equipo que no podría siquiera tocar el espacio aéreo de una aeronave moderna.

Nuestra fuerza aérea es solo adecuada para misiones de reconocimiento, transporte y de ataque moderado, capaz de evadir solo a fuerzas terrestres sin misiles antiaéreos, como es el caso del narco. Nuestros aviones no tienen posibilidad alguna de pelear con otra fuerza aérea capaz y menos aún contra sistemas antiaéreos modernos.

Nuestra fuerza naval es simplemente efectiva para guardia costera, ya que nunca podríamos, con nuestros buques, competir en ningún tipo de batalla naval, ni de soporte a tropas en tierra.

En mi opinión, tenemos que cambiar esto de manera dramática.